domingo, 20 de octubre de 2013

"LA VIDA ES ETERNA EN CINCO MINUTOS"



Me perdí en el intento...
Desesperado por encontrar el camino decidí que quería volar, ir lejos de mi nido, lejos del hogar y de la gente que me conocía; pero tan dura fue la partida que, en los momentos en los que añoraba mi pasado, me esforzaba por sentir latir mi corazón, pero este estaba ausente, no daba señales de vida. Mi corazón, que es mi vida,  se habría quedado dormido en aquel sueño por volar...
Los que vivo ahora no es más que un sueño, una especie de danza ritual en la que mi vida intenta conquistar el cielo, lo más alto, lo más grande, lo infinito, lo imposible...
Cuanto hubiera querido sentir latir mi corazón cuando pensaba en el pasado, aquello hubiera sido una señal de vida para mi, de esperanza y de realidad.
Aquel que decide volar sin estar seguro de tener consigo el corazón pasa a ser preso del viento, esclavo del devenir del tiempo y lo peor es que el tiempo que pasa sin su corazón es tiempo muerto, es tiempo irrecuperable, es vida sin vida...

No hay comentarios:

Publicar un comentario